Aldabas en los portales del Casco Viejo de Bilbao

Las Aldabas, todavía colgadas de algunas antiguas puertas de portal, son testigos mudos de otros tiempos.

Orígenes de la aldaba

En la actualidad, las aldabas que se conservan no pasan de tener un mero sentido ornamental, pero no fue exactamente así en el pasado. Su principal función, hoy ya perdida, era la de llamar a la puerta de las casas aunque, como es evidente, también se deducía de la opulencia de sus adornos la capacidad económica de sus moradores, por lo que también tenían un claro sentido de ostentación y exhibicionismo.

El origen de su uso es antiquísimo y se remonta a época romana, habiendo sido utilizadas a lo largo de todo el periodo histórico, hasta su desaparición como elemento con utilidad en el siglo XX.

Aldaba en una puerta con abolengo
Una puerta con abolengo

Cuando paseamos por las zonas viejas de las ciudades, resulta muy interesante fijarse en esos pequeños detalles que nos hablan de la vida que ha pasado por ellas. Uno de esos detalles interesantes lo constituyen las aldabas. Existen con muy diversos motivos y reflejan el poderío económico que albergaron en otros tiempos las casas que todavía hoy los portan.

De cualquier forma, ojalá las aldabas sigan colgando de las puertas de nuestros portales muchos años más. Por su función decorativa y por su labor testimonial como símbolos presentes de otros tiempos pasados no tan lejanos.

El ocaso de las aldabas

Con la generalización del uso de la electricidad en las primeras décadas del siglo XX comenzará el declive del uso de las aldabas, que solo sobrevivirán en zonas rurales hasta casi nuestros días.

Hay que tener en cuenta que, en aquellos tiempos, los portales de las casas de vecinos permanecían abiertos durante todo el día, y solo a partir de las diez de la noche se cerraban y se hacía necesario el uso de la llave para poder acceder a ellos.  Igualmente, en este sentido, se hace inevitable recordar la figura del sereno que, además de ejercer de vigilante nocturno en las calles, disponía de llaves de todos los portales y te podía facilitar el acceso.

Aldabas en los portales del Casco Viejo de Bilbao
Portal de las Siete Calles

Las aldabas en los portales del Casco Viejo

Desde principios del siglo XX, en la mayoría de las casas de vecinos que se construían de nueva planta, siempre dependiendo de la diversa capacidad económica, se instalaban timbres en los portales que permitían llamar a cada piso particular de forma exclusiva.

Sin embargo, en las casas más antiguas, como eran la generalidad de las existentes en el Casco Viejo de Bilbao, la instalación de estas novedades tecnológicas será posterior y, en muchos casos, no se producirá hasta bien entrados los años 60 o 70 de la pasada centuria, dando, en muchos casos, el salto de la aldaba al portero automático, directamente.

Aldaba y portero automático en un portal del Casco Viejo de Bilbao
Aldaba y portero automático en un portal del Casco Viejo de Bilbao

La función de la aldaba era predominantemente nocturna ya que,  como hemos dicho anteriormente, durante el día, los portales permanecían abiertos y el acceso era libre. En el caso de nuestras Siete Calles hay que tener en cuenta, además, la existencia de muchísimas tiendas conocidas como “de portalito”, que tenían su acceso a través del portal del inmueble. Todavía se conservan algunas que podemos observar en la actualidad en el Casco Viejo de Bilbao.

Cómo se usaban las aldabas

El uso parece evidente cuando se trata de una vivienda unifamiliar, se trata de golpear con la aldaba y hacer ruido sin más, sin embargo, en el caso de edificios que albergan viviendas de varios vecinos ¿cómo actuar?

La solución es bien sencilla: En primer lugar se marcaba el piso al que se dirigía la llamada, haciendo coincidir el número de toques, hechos de forma pausada, con la altura del piso al que se quería acceder, para posteriormente terminar con  un repique que daba por finalizada la comunicación.

¿Recuerdas haber utilizado la aldaba en algún portal del Casco Viejo de Bilbao?

Algunos ejemplos de aldabas en el Casco Viejo de Bilbao. Pincha en las fotos si quieres ver la galería ampliada.

Ventanas en las 7 Calles de Bilbao

Una ventana barroca a contraluz - Tendería

Ventanas – Una mirada al cielo de las Siete Calles

Alzar la vista y descubrir la vida que se esconde detrás de cada ventana

Pocas veces levantamos la cabeza y observamos lo que se esconde por encima de nuestra mirada. Pocas veces detenemos el paso y pensamos. Y es que pocas veces tenemos la oportunidad de ver y disfrutar de tan variadas y sugerentes ventanas como las que nos ofrecen las Siete Calles de Bilbao. Ventanas con pájaros y flores, como a mí me gustan. Ventanas calladas que hablan a quien las escucha.

“Las Ventanas

Quien desde fuera mira a través de una ventana abierta, jamás ve tantas cosas como quien mira una ventana cerrada. No hay objeto más profundo, más misterioso, más fecundo, tenebroso y deslumbrante que una ventana tenuemente iluminada por un candil. Lo que la luz del sol nos muestra siempre es menos interesante que cuanto acontece tras unos cristales. En esa oquedad radiante o sombría, la vida sueña, sufre, vive.

Por sobre las olas de los tejados, acierto a entrever a una mujer madura, arrugada ya, pobre, perpetuamente enfrascada en su tarea y que nunca sale. Con su rostro, con su atuendo, con sus gestos, con apenas nada, he reconstruido la historia de esta mujer, o quizá fuera mejor decir su leyenda, y de vez en cuando, entre lágrimas, me la recito a mí mismo.

De haber sido un pobre anciano, habría reconstruido la suya con la misma naturalidad.

Y me acuesto, satisfecho de haber vivido y padecido en la piel de otros.

Y tal vez me digan: “¿Cómo sabes que esa leyenda es la verdadera?”. ¡Qué me importa la realidad que se halle fuera de mí, si me ha ayudado a vivir, a sentir que soy y lo que soy.”

Charles Baudelaire ((Extraído de Trianarts.com)

 

7 curiosidades de las 7 Calles

Curiosidades de las Siete Calles - Fuente de la Plazuela de Santiago

Curiosidades de las Siete Calles que tal vez  aún no conozcas

Todavía se conservan partes de la muralla que rodeó las Siete Calles del primitivo Bilbao

El viejo Bilbao, el de las Siete Calles, estuvo en otro tiempo rodeado por una potente muralla que se remataba con una torre defensiva desde la que se daba acceso a la villa por el puente de San Antón.

Sin embargo, en la actualidad, la presencia de esta muralla que daba forma al primitivo Bilbao, pasa desapercibida para el paseante inadvertido, aunque todavía es posible imaginarla a través de los pocos restos que perviven.

Son tres los puntos en los podemos constatar su existencia:

  • En la calle Ronda todavía se conserva parte del lienzo de aquella muralla, formando parte, en la actualidad, de la pared de una casa de vecinos. Si te interesa, puedes darte un paseo por la calle fijándote bien en las numerosas paredes de piedra que en ella se conservan. En una de ellas verás un cartel que indica sus remotos orígenes.
  • En la iglesia de San Antón se conservan los cimientos de la primitiva torre que allí se ubicó, los cuales pueden verse a través del cristal que, con este propósito, se colocó como suelo del presbiterio.
  • También en el extremo opuesto del recinto amurallado se conservan restos de los cimientos de aquella muralla. Se guardan “in situ” en el interior del Palacio John, también conocido como Edificio de la Bolsa, y se pueden visitar libremente ya que el casa es un Centro Cívico en la actualidad.
Curiosidades de las Siete Calles - Fuente de la Plazuela de Santiago
Curiosidades de las Siete Calles – Fuente de la Plazuela de Santiago

La fuente de la Plazuela de Santiago

Seguramente, casi todos nos habremos quejado alguna vez de lo incómodo que resulta intentar beber agua en la fuente de la Plazuela de Santiago. La razón es que la fuente es del Siglo XVIII y estaba pensada para ser utilizada de una forma bastante diferente a los usos y costumbres actuales.

Por un lado, como resulta evidente, los grifos no son de aquella época. Seguramente, en aquellos tiempos, los caños verterían agua continuamente, sin mecanismo de cierre, y el agua brotaría horizontalmente y no en vertical como en la actualidad, por lo que los chorros quedarían más cerca del alcance de los usuarios. Y, por otro lado, la base no estaba rellena de hormigón como ahora, sino que en la concha se recogía el agua aportada por los caños, de forma y manera que las caballerías, tan abundantes en el Bilbao eminentemente comercial  de aquella época, pudieran allí aplacar su sed, ya que, por aquel entonces, eran el único medio de transporte conocido.

Si pasas por la Plazuela, para un momento a comprobarlo, aunque, hay que reconocerlo, los azulejos que rematan el relleno de la concha sean realmente feos e inapropiados.

Cada calle tenía un patrón

En otros tiempos, cada una de las Siete Calles tenía su patrón o patrona, según el caso, y el día de la festividad se celebraba tanto por comerciantes como por vecinos. En la actualidad, festejar los diferentes patronazgos  es una costumbre prácticamente desaparecida.

Curiosidades de las Siete Calles -San Lorenzo - Barrenkale
Curiosidades de las Siete Calles -San Lorenzo – Barrenkale

No obstante, todavía se conservan en algunas de las calles, como mudos testigos, algunas imágenes que recuerdan aquellos patronazgos.

Seguramente, la más conocida sea La Trinidad en ArteKale, famosa por el farol que la alumbra ¿Quién no ha oído hablar del Farol de Artekale? Si es hasta motivo de bilbainadas…

Sin embargo, aún quedan otros. La Magdalena es la patrona de Belostikale y su imagen se conserva frente a la calle, en los arcos del pórtico de la Catedral de Santiago, protegida por una potente hornacina.

También en Barrenkale se conserva en una original hornacina acristalada la imagen de San Lorenzo y la Virgen de Begoña en Barrenkale Barrena.

Santa Ana era la patrona de Carnicería Vieja y su imagen estaba en el número 15 de la calle, donde la colocaron en 1878. Probablemente, allí estuvo hasta que la retiraron durante las obras de rehabilitación que se llevaron a cabo en el edificio en 1984. En la actualidad solo podemos imaginar su ubicación, casi en la esquina con el cantón, a la altura del primer piso.

No obstante, esta tradición no era privativa de las Siete Calles y también podemos encontrar imágenes del santoral en otras calles antiguas de Bilbao. Así sucede en la calle La Torre, en La Ribera o en Sombrerería, en La Ronda, Bilbao la Vieja e incluso en Solokoetxe. Y seguramente habrá más que se me olvidan.

El primer mercado mayorista de frutas y verduras

Curiosidades de las Siete Calles - Calle Ronda
Curiosidades de las Siete Calles – Calle Ronda

Aunque la calle Ronda no pertenece estrictamente a las Siete Calles, lo cierto es que su vida ha estado siempre muy vinculada a la de ellas. La actividad del comercio minorista en ella es menor que en las otras calles, ya que no ha recibido la misma herencia. Y es que, hasta la creación, en el año 1971, del Mercado Central Mayorista de Mercabilbao, en la calle Ronda se centralizaba el mercado mayorista de frutas y verduras de Bilbao. Todavía se puede adivinar la actividad pasada si nos fijamos en la tipología de las lonjas y locales que hay en la actualidad.

El último edificio de las Siete Calles

La primera impresión que uno tiene paseando por las Siete Calles es que los edificios que hay en ellas tienen ser muy antiguos. Sin embargo, la realidad es que si bien una gran mayoría son del siglo XIX o principios del XX, existe una importante cantidad de edificios con no más de 20 años. Así sucede en Tendería, donde he podido contar hasta 5 edificios construidos en las últimas décadas de la pasada centuria. También en otras calles, como Carnicería Vieja, Artekale o Somera nos encontramos con edificios de la misma época. No obstante, la verdad es que no he encontrado ninguno edificado en el siglo XXI .El más reciente, si no me equivoco, está en el número 2 de Barrenkale, construido en el límite del pasado siglo, en el año 2000.

La verdad es que estas casas pasan bastante desapercibidas si no levantas un poco la vista y te fijas en ellas, lo que habla bastante bien del cuidado con el que se han construido, respetando el entorno. Hay que decir que en algunas ocasiones resulta algo  difícil identificarlas. Te propongo que des una vuelta entre calles, a ver cuántas descubres.

En Bilbao, la primera venta en Kilogramos se hizo en Belostikale

Pudiera pensarse que la venta en kilogramos es algo muy antiguo, pero lo cierto es que es relativamente reciente y todavía hoy se puede escuchar en Bilbao a algunas personas utilizar las libras para pedir en la carnicería o pescadería. La implantación del sistema métrico decimal en España se remonta a finales del siglo XIX, aunque en Bilbao, debido seguramente a la fuerte influencia británica que ha tenido la villa desde antiguo, todavía a mediados del siglo XX eran muy habituales y frecuentes las compraventas en libras.

Y esto a pesar de contar en el botxo con un adelantado a su tiempo que, a mediados del XIX, ya pretendía implantar aquí el moderno sistema de pesas y medidas. Me refiero a D. Vicente Amat quien, a través de su negocio de venta de patatas en la lonja del Palacio Arana de la calle Belostikale, hizo ímprobos esfuerzos para su precoz implantación en su ciudad natal. Para ser justos, hay que decir que con escasos resultados positivos y, además, conviene resaltar que el hombre regentaba a la vez un negocio de venta de pesas y validación del nuevo sistema de pesaje.

Así que ya sabes, la próxima vez que pases por delante del Palacio Arana , acuérdate de este hombre que tanto luchó por la modernización de aquel Bilbao decimonónico.

El punto más bajo de las Siete Calles

Caminando por las Siete Calles es difícil percatarse del diferente nivel de altura que tienen las calles comparadas entre si, así como entre los diferentes tramos dentro de cada una de ellas.

Sin embargo, existen algunos fenómenos que nos informan explícitamente sobre estas diferencias. Uno de ellos es el agua. Efectivamente, sabemos cuál es el punto más bajo del Casco Viejo porque en aquellos momentos en que la ría alcanza niveles alarmantes, es el primer lugar por el que el agua se rebosa.

Este sitio es el tramo de la calle Tendería que va desde la calle Correo hasta el Portal de Zamudio. Hace ya muchos años que no tenemos oportunidad de corroborar este fenómeno y esperemos que no tengamos la oportunidad de hacerlo nunca más.

Una historia en las Siete Calles

Juanjo y la loca de Arriquibar

Una historia de las Siete Calles
Portada del libro de próxima aparición en el que se incluye este relato.

La decisión

Aquella Mañana Juanjo tomo una decisión. Ya no esperaba nada de la vida y decidió el suicidio, pero antes de eso se iba a pegar la “Fiesta Padre” y después se arrojaría a la Ria de Bilbao. Salió camino del Banco y sacó medio millón de pesetas y regreso a casa. Escribió una nota diciendo que se suicidaba porque su vida no tenía razón de existir y porque la vida no se había portado bien con él y lo desgraciado y deprimido que se sentía. Había perdido el trabajo hacía dos años y no conseguía encontrar otro. Ya era mayor para trabajar y demasiado joven para jubilarse. Su mujer lo había abandonado precisamente por ese motivo y otros relacionados y derivados de la falta de recursos económicos. La convivencia en esa situación se hace difícil. Muchos matrimonios se deshicieron con la llegada de la crisis económica que asoló a todo el país Vasco sobre todo en los 80´s. Una autentica desgracia y tragedia para muchas familias sobre todo teniendo hijos, como Juanjo que tenía una niña de cuatro años.

Después de acabar la nota se preparó un cubata de Santa Teresa y miro algunos papeles para dejar las cosas ordenadas para cuando vinieran a casa a buscarle por su desaparición, se bebió la copa y se metió a la cama Durmió hasta las siete de la tarde se levantó y se vistió tranquilamente con su mejor ropa roquera, que consistía en un pantalón vaquero negro y una camiseta negra con el anagrama de Los Ramones. Se calzó unas botas también negras, se acicaló y salió a la calle.

Deambulando por las Siete Calles

Bajó al Casco Viejo y le compro al Moro conocido como “El Guapo de Somera” un talego de 100 gramos de hachís y luego a otro camello 10 gramos de Cocaína y se fue al bar Javier de Barrenkale a tomar algo. Invito a toda la taberna a las consumiciones que quisieran y le preguntaron si estaba celebrando algo. El contesto que si, que esa noche se iba a librar de todos sus males. La gente y el tabernero no entendieron nada, pues ya estaban acostumbrados a esas salidas extrañas y a veces irónicas de Juanjo.

Hizo unos cuantos porros y los fue distribuyendo por la taberna a todos los conocidos, un amigo marroquí del Rif llamado Mustapha “Alias el Pirata” le comento.

– ¡Joder Juanjo estas hoy que te sales!

– ¡Bah, no será para tanto! Contesto Juanjo.

Siguieron bebiendo y fumando y Juanjo se fue al water a meterse una raya de cocaína. Pago todas las consumiciones al tabernero y se marchó a otro bar. Llego hasta el bar Txakurtto de la calle del Perro. Lo llaman así porque al final de la calle hay una fuente con tres cabezas de León y cuando lo estaban construyendo alguien dijo que aquello parecía un perro en vez de un León y desde entonces ha sido la calle del Perro en el Casco Viejo bilbaíno. Pidió un cubata a Pilar la tabernera y estuvo charlando con ella contándole su secreto que nunca se atrevió a decirle. Ella era su amor platónico y cuando fueron jóvenes estuvo enamorado y que nunca se lo dijo porque era una mujer de mucho carácter y siempre creyó que aquella mujer no era para él.

El bar comenzó a llenarse de gente para picar los buenos pintxos que siempre prepara Pilar y dejaron de hablar, se bebió la copa y se despidió de la tabernera con un ¡Hasta Siempre! Ya eran las diez de la noche y decidió ir a cenar, dudó un poco pero al final eligió ir al Restaurante Iñakiren Taberna de la calle Barrenkale Barrena y subió al comedor. Pidió una sopa de Pescado y un Rape al Horno, de postre una Cuajada y un Café, pago la cuenta e hizo bromas con la cocinera, Después se fue al Pub Lasai de la calle Ronda, donde su amigo Murphy, y le pidió un cubata. Se hizo un porro y lo compartió con el barman, pasaron un rato largo charlando de la vida y arreglando el mundo mientras iba tomando más cubatas. Marchó al water a meterse otra raya de Cocaína y echó una meada larga mientras miraba la pared y pensaba por dónde se iba a tirar a la ría de Bilbao, si por el Ayuntamiento o el puente de la Salve, ésta opción le pareció mejor, pues había mas altura y posiblemente se muriera antes de llegar al agua.

Salió del Lasai y se dirigió al Gaueko, un bar que estaba en la calle Ronda, el otro extremo de las Siete Calles que era como el Rockola de Madrid, un Bar legendario del rock en Bilbao que se hizo muy famoso por sus conciertos de gran nivel con grupos locales y de otras zonas. Esa noche había Jam session con la Papa Blues Band y seguramente haría algunas canciones con la guitarra de Yves el francés.

Después de saludar a los músicos se acercó a la barra y pidió una botella de whisky de Bourbon y un vaso con hielo, saludó al Jefe de la sala que también era músico como él. Se sentó en una esquina y se hizo otro porro mientras iba viendo tocar a la Papa Blues Band en el escenario. Saludo a un grupo de ingleses que siempre estaban allí y que pertenecían al grupo Blue Fevers y que participaban en la Jam session casi siempre. Fue bebiéndose la botella de Bourbon y llego la hora de la participación del público y subió al escenario, el francés le cedió la guitarra y se puso a cantar una canción de blues lento que la tocaba mucho Eric Clapton llamado “Have You Ever Loved a Woman” y mientras lo cantaba se le iban humedeciendo los ojos, estaba recordando a una mujer que amó cuando era joven y a la que no iba a volver a ver más. Siguió bebiendo, fumando y metiéndose rayas de Cocaína por la nariz. Ya estaba completamente borracho pero se mantenía en pie por efecto de las drogas, llegaron las cuatro de la madrugada y salió del local dirigiéndose al bar Café de la Villa en la misma calle y siguió bebiendo, drogándose y despidiéndose de la camarera del bar (Con la que quedaba algunas noches para irse de juerga los dos). Le dijo adiós mil veces, totalmente borracho y meloso, la camarera lo aguantaba porque le conocía y sabia un poco de su vida, pero ese día estaba bastante pesado. Un cliente que no entendía mucho de aquello se metió por el medio para separarle del borracho y le amenazó. Juanjo, ni corto ni perezoso, al mismo momento le dio un puñetazo en la boca y el otro cayó desplomado. El que cayó era un catalán que tenía fama de robar carteras y que más tarde moriría de SIDA.

La camarera se enfado con él y le dijo que se fuera y Juanjo le respondió que sí que se iba y que no la volvería a ver jamás. La camarera le mióo con cara de resignación.

El momento crucial

Juanjo se acercó a la parada de taxis de la Iglesia San Antón y se montó en uno. Le indicó la dirección del número dos de Alameda de Rekalde y se bajo, siguió andando y se dirigió al puente de la Salve, al punto más alto. Se quedo mirando un instante al río que estaba con marea baja y pensó que eso era mejor que con la marea alta podría frenar la caída y no morirse, se sentó al lado de la barandilla y se hizo un porro .

Mientras fumaba miraba las luces de la ciudad y pensaba que aquél era su último porro de hachís. Pensó en su vida lo alegre que fue en su juventud y lo desgraciado que era ahora, era un hombre sin futuro, fracasado, estaba completamente sólo en su interior y exteriormente sin nadie a quien amar por las noches. Pasaron por su mente los errores cometidos en su vida, lo irresponsable que fue algunas veces, el no haberse preparado lo suficientemente para el futuro. Pero era un producto del Franquismo, había gastado su juventud comprometiéndose demasiado como activista político, se jugó la vida en manifestaciones, arrojando propaganda, colocando pancartas, peleando en las barricadas, detenido más de cien veces y más tarde encarcelado y torturado. Y ¿ahora qué? Los políticos habían traicionado todo en lo que creyó entonces. Era nieto de los que perdieron la guerra y estaba influenciado de toda la ideología aprendida en casa y en la calle. Tenía que haber seguido siendo músico pensó al final, no haber abandonado nunca lo que era su vocación y haber estudiado todo lo posible para ser un buen guitarrista, pero tampoco tuvo un apoyo expreso de sus progenitores que deseaban otras cosas de sus hijos y ser músico era una mala carrera, la pobreza estaba asegurada ¡Pobreza! Se dijo en su interior ¡Mas pobre que ahora no seré nunca! El último porro le subió por toda la cabeza. Apenas sentía el cuerpo y podía levantarse del suelo poco a poco. Se colocó en la barandilla para tirarse.

Se sentó a medias con un pie en un lado y el otro fuera de la barandilla, miró a su alrededor como para despedirse de Bilbao y de la Vida y cerró los ojos, fue soltándose lentamente y escucho una voz fuerte que decía ¡Aita! Se agarró de nuevo a la barandilla y se quedó casi en blanco totalmente confuso y obnubilado. Miró alrededor y se volvió de nuevo a sentar encima de la acera del puente. Comenzó a llorar fuerte y angustiadamente,

– ¡Ay lo que he ido a hacer! se decía.

– ¡Hija mía¡ mientras lloraba amargamente viendo la imagen frágil de su pequeña hija. Una emoción surgía de su alma: era la Ternura mas grande que había sentido nunca ¡Su hija! ¡Su tesoro más preciado! Seguro que le necesitaría. No podía abandonar a aquella niña.

El mangui

Pasó algunas horas sentado en la acera del puente, los efectos de las drogas y el alcohol se fueron disipando. Se incorporó y tomó el ascensor del puente para bajar al otro lado de la ria y andando por la orilla derecha se le acerco un tipo con mala pinta que estuvo medio oculto detrás de uno de los árboles del paseo ¡Ya estamos! exclamo Juanjo, Sabía que quería darle el palo. La actitud del tipo le delataba y Juanjo sabía mucho de la calle. Antes de que el tipo dijera nada, le arreó un puñetazo y varias patadas. Lo enganchó con ambas manos y lo tiró a la ría y siguió caminando, oyendo los gritos de auxilio de aquel tipo, mientras pensaba ¡Otra mierda menos en Bilbao!. Llegó hasta el parque del Arenal bilbaíno. Estaba cansado por el alcohol y la tensión acumulada de su intento de suicidio y aquella pelea y se sentó en un banco. Se fumó un cigarro y se quedó pensativo. Iba a hacer la locura criminal más grande que se puede hacer: abandonar a una chiquilla pequeña y dejarla sin padre que tanto la amaba y la niña también como le quería. Un supuesto mangui pagó las consecuencias esa noche, nunca supo si aquel individuo murió porque en la prensa del día siguiente no apareció ninguna noticia sobre el tipo. Comenzó a recordar cuando era una bebé y los paseos por el Casco Viejo los domingos con ella, iban a comer pintxos de txampiñon a Somera y de bacalao en la calle Santa María en el bar Gatz, también a intercambiar cromos de una colección y comprar piedras minerales a la Plaza Nueva.

Juanjo sonreía viendo esas imágenes. Pensó que tenía que resistir como fuera por la niña y sobrevivir para verla crecer. Encendió otro cigarro y esperó a fumárselo para ir a casa. En ese momento se levantó una niebla espesa sobre el parque. Juanjo no había visto una niebla como aquella en el Arenal en toda la vida, era blanca, espesa y rara.

Un encuentro inesperado

Había un silencio y una calma especial, sintió como que aquello se transformaba en otro mundo, otra época. Las luces del parque se veían raras y la Iglesia de San Nicolás sobresalía por la niebla fantasmagóricamente. Juanjo no salía del asombro. El sonido de las distintas fuentes del Arenal parecían voces. Se escuchaba también algún sonido de aleteos de aves y algún canto de los Mirlos. No se atrevía a moverse de allí. Estaba medio asustado y a la vez feliz de aquella sensación. Estaba viviendo un momento casi mágico y pensó que a lo mejor sería por los efectos de las drogas que aún no se le había pasado y que estaba alucinando. Divisó una sombra que se le acercaba y se puso en guardia. La sombra, al reflejo de una luz, daba un aspecto de miedo y siniestritud y Juanjo pensó que a lo mejor se estaba muriendo allí mismo y aquella figura era La Parka. Entró en un estado de angustia y se levantó de un salto, pero la sombra le habló:

Plaza de Arriquibar
Plaza de Arriquibar – Foto Gotzon Monasterio

-¡No te asustes hijo! Le dijo mientras se acercaba. Juanjo vio a una mujer con aspecto de vagabunda que llevaba unas bolsas en la mano y a su lado había un perrito de raza callejera muy asustado. La señora se sentó en el banco y Juanjo hizo lo mismo y se quedo observándola. La señora tenía una cara bella y unos ojos hermosos pero con aspecto de cansancio, sus cabellos eran rubios y parecía que tenía buen talle aunque con toda la ropa que llevaba no parecía. La señora también le observaba, el perrito se puso debajo del banco acurrucado a los pies de la señora. Ésta dejó los bultos y después se estuvo colocando bien la ropa, sacó un ovillo de lana y unas agujas de hacer ganchillo y siguió trabajando una especie de gorra de lana, Juanjo la miraba asombrado. La señora miró hacia el cielo y exclamó:

-Pronto pasara ésta niebla y hará un buen día, y luego miró a Juanjo y preguntó:

– ¿Que haces aquí?

– Estar, contestó Juanjo.

– Pareces un borracho, le dijo la señora

– Si, pero se me esta pasando, contestó él.

– ¿Y por qué has bebido?, le preguntó ella.

– Problemas de la vida, dijo él.

– ¿Qué sacas con beber? Con eso no sacas nada en limpio. Lo que tienes que hacer es enfrentarte a tus problemas, dijo ella.

– Ya lo sé, contestó Juanjo. Y se puso a hablar comentándole la locura que estuvo a punto de cometer aquella noche, cómo escucho la voz de su hija y que eso le salvo de la muerte. Le contó que no tenía trabajo ni esperanzas de encontrarlo, que la situación del empleo estaba muy mal y que intentó buscar otro tipo de empleo. Que hizo cursillos, pero que por edad no le empleaba nadie en ningún sitio y que tiraba la toalla.

La señora le contó que ella también había pasado por esa situación, aunque era distinta, ella había sido una actriz famosa de Bilbao y que por amor a un hombre se buscó la ruina, que el hombre la dejó y se casó con otra y que ella todavía estaba loca por él. Le iba a ver todos los días a su trabajo, que estaba en el parque de la Plaza Arriquibar y que ahora la llamaban la loca de Arriquibar. Estuvieron un rato largo charlando y Juanjo se quedó dormido.

Se despertó con el sonido de una trompeta, era un Rumano que estaba en el Puente del arenal y que tocaba un boggie de Louis Amstrong. Era el “Go marchining”.. Juanjo miró a su alrededor y vió el parque del Arenal como siempre lo había visto todos los días. La señora ya no estaba y pensó que quizá estuvo soñando, pues la loca de Arriquibar había muerto hace tiempo.

El desenlace

Fue a levantarse y se encontró a su lado un periódico, lo cogió para llevárselo y observo que era el diario El Correo, abierto justo en la zona de anuncios de empleo, Leyó en letras grandes un anuncio que decía: “Se necesita encargado para establecimiento Hostelero en el Casco Viejo, se precisa experiencia, dotes de mando y amplios conocimientos de música. Interesados llamar para entrevista” ¡No se lo podía creer! Él era todo eso, miró la fecha y vió que era de ese mismo día. Se levantó y caminó hasta la Plaza de Don Diego López de Haro y entró en una Cafetería llamada Colavidas en la calle Hurtado de Amézaga para llamar por teléfono, el barman le miró un poco raro pues tenía un aspecto sucio y de vagabundo. Juanjo llamó por la cabina del bar y quedo a las ocho de la tarde para la entrevista, después marchó a casa, durmió hasta las seis de la tarde, se duchó y se puso ropa limpia y se presentó a la cita. A la mañana siguiente, le llamaron para decirle que él puesto era suyo.

Un día que pasé por allí a tomar un café, me lo encontré y me contó lo que le había pasado ¡Había sucedido un milagro!

Autor: Gotzon Monasterio

Álbum de fotos del Casco Viejo de Bilbao